¿Cuánto debería importar el sexo? (II)

El que uno se oponga a la agenda homosexual a nivel político y legal no significa que uno sea homofóbico, lleno de prejuicios, o cruel. Al oponerse a la agenda homosexual se está tratando de detener el esfuerzo que se está haciendo para cambiar el cimiento de las leyes para que éstas reflejen el punto de vista de que los homosexuales son una clase minoritaria de personas, y que las relaciones homosexuales son el equivalente de los matrimonios heterosexuales.-Melissa Fryrear

Las opiniones de Melissa Fryrear han levantado polémica

Continuando con el debate del post anterior, nos encontramos con la opinión de Fryrear, una “ex-lesbiana” y directora de asuntos de género para el gobierno y políticas públicas de Enfoque a la Familia hasta el año 2010. Melissa lleva el debate un punto más allá: no solo insiste en que la masculinidad y feminidad son factores congénitos de todo ser humano, sino que también asegura que la homosexualidad “como casi todas las otras condiciones psicológicas, se debe a una combinación de factores sociales, biológicos y psicológicos”. Su artículo va así:

«A continuación están algunas citas de personas que están predominantemente involucradas en la investigación y el estudio de la homosexualidad:

(1) Del doctor Dean Hamer, quien es el investigador del “gen de la homosexualidad”, y que él mismo es homosexual:

“Por supuesto que la homosexualidad no está arraigada exclusivamente en la biología, nosotros ya sabemos, por los estudios que se han hecho con gemelos, que la mitad o más de la mitad de la variabilidad en la orientación sexual no es hereditaria. Nuestros estudios tratan de establecer con exactitud los factores genéticos […] no de negar los factores psicosociales”.

—”Gay Genes, Revisited: Doubts arise over research on the biology of homosexuality”, Scientific American, noviembre de 1995, p. 26.”

Dr. Jeffrey Satinover

(2) Del psiquiatra Jeffrey Satinover:

“Como todos los estados mentales y de conducta complicados, la homosexualidad no es […] ni exclusivamente biológica ni exclusivamente psicológica, sino que es resultado de […] una mezcla de factores genéticos, influencias (en el útero) […] ambiente postnatal (tales como el comportamiento del padre, de los hermanos y de la cultura), y de una serie de elecciones complicadas, afirmadas repetidamente, que ocurren en las fases críticas del desarrollo”.

—J. Satinover, M.D., Homosexuality and the Politics of Truth (1996). Grand Rapids, MI: Baker Books. 

Entre las conclusiones del doctor Satinover sobre el “gen homosexual” se encuentra la siguiente:

No existe ninguna evidencia que muestre que la homosexualidad es genética, y ninguna de las investigaciones en sí mismas afirman que exista una evidencia. Sólo la prensa y ciertos investigadores lo afirman cuando están hablando con el público”.

El sociólogo Steven Goldberg agrega:

“La crítica del homosexual no ha hablado acerca de la configuración clásica de la familia”; simplemente ha “hecho valer la considerable evidencia” para la existencia de los factores familiares. Los estudios que intentan desaprobar la existencia del modelo de la familia clásica en la homosexualidad, están “convenciendo sólo a aquellos que lo necesitan creer”.

—S. Goldberg (1994) When Wish Replaces Thought: Why So Much of What You Believe is False. Buffalo, New York: Prometheus Books.

La condición homosexual también es susceptible al cambio. La orientación sexual, la cual se pensaba que era un rasgo distintivo que no se podía cambiar, es en realidad bastante flexible en mucha gente, para algunos ha cambiado como resultado de una terapia, para otros por medio de experiencias religiosas, y para otros hasta espontáneamente.

En los círculos profesionales, el debate de la homosexualidad se centra en dos perspectivas.

El doctor Robert Spitzer, jefe de la Investigación Biométrica y profesor de, psiquiatría en la Universidad de Columbia en Nueva York, además de partidario de los derechos para los homosexuales, concluyó de esta manera un estudio

“Como la mayoría de los siquiatras, pensé que el comportamiento homosexual solamente podía ser resistido, y que en realidad nadie podía cambiar su orientación sexual. Ahora creo que eso es falso. Alguna gente puede cambiar, y lo hace”, dijo Spitzer.»

Podés leer su artículo completo haciendo clic acá. Sin duda, su opinión le ha generado mucha crítica en el Internet.

El punto central del debate sobre la homosexualidad es si esta condición es genética o si es el producto de las experiencias de una persona. ¿Qué pensás vos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s